“Invisibilidades y violencia”, un texto de Sònia Moll en el dia de lucha contra la LGTBIfobia.

«La gente que vive en el centro de los privilegios, en una situación no cuestionada constantemente, no tiene ni idea de la valentía que requiere (…) construir discursos de empoderamiento y continuar toda una vida al margen.»
Bárbara Ramajo (idemTV)

Cada 17 de mayo nos levantamos con las cronologías y los muros de las redes sociales llenos de manifiestos, artículos y noticias contra la LGTBIfobia. También me apunto y lo agradezco. Es un grito necesario, no solamente porque queremos que la sociedad heterocisnormativa y patriarcal sepa que no bajaremos la guardia mientras continúen las agresiones lesbófobas, homófobas y transfóbicas, sino porque necesitamos el grito para expulsarnos del cuerpo estas violencias, para conjurarlas y para defendernos.

Tanto si las sufrimos en primera persona como si no, estas agresiones (físicas, psicológicas, evidentes o sutiles) nos atraviesan de una manera radical. ¿Qué hay más violento que negar al otro la posibilidad de ser? ¿Qué hay más violento que borrarle la presencia, coartarle las expresiones de deseo y de ternura, inocularle el virus del autoodio y la vergüenza? ¿Qué hay más violento que no permitir que una persona sea quien es y expanda todo cuanto puede llegar a ser?

En Cataluña tenemos una ley contra la LGTBIfobia y también una percepción social negativa, bastante generalizada, de las actitudes y acciones LGTBIfóbicas. No queda bien ser lesbófobo, homófobo o transfóbico. No queda progre. Y eso es bueno, porque impide que el odio campe libremente y con impunidad; pero también esconde las violencias más sutiles y a menudo favorece la negación de la LGTBIfobia interiorizada. Todo el mundo tiene un amigo gay, una colega lesbiana o un compañero o compañera de trabajo trans, y con eso parece que ya es suficiente para no plantearse ni siquiera la posibilidad de revisar, aunque sea de vez en cuando, nuestras actitudes respecto a la diversidad afectiva y sexual. Quizás descubriríamos, si nos pusiéramos, que alguna parte de nosotros se sentiría más cómoda si esta diversidad no existiera, y comprobaríamos que a veces, sin darnos cuenta de ello, pedimos al otro que no se haga visible, que no se le note, que no nos hable. Le pedimos que no sea.

Imagina ahora que le comentas a un conocido o conocida (quizás casualmente, sin querer darle una relevancia especial, o quizás con gravedad y trascendencia, porque para ti es importante, o porque te cuesta, o simplemente porque te da la gana, porque tienes todo el derecho del mundo a vivirlo como puedas y como quieras) que eres lesbiana, que tienes una novia o una amante o una enamorada platónica. Imagina que la respuesta inmediata es una cosa así como «A mí no me importa con quién te vas a la cama», y que se cambia de conversación. La lectura más evidente (más superficial, de hecho) de esta respuesta es que el interlocutor te quiere manifestar que no es lesbófobo o lesbófoba, que no tiene ningún problema con tu opción sexual. El tema, sin embargo, es que cuando compartimos un aspecto tan importante para nosotros como es la vivencia afectiva y sentimental, lo que queremos es que a la otra persona sí le importe, y que le importe mucho, y eso quiere decir que quiera escuchártela, acogértela, darle un espacio junto a la suya. Intentad decirle a una amiga heterosexual que viene la mar de contenta a explicaros que ha encontrado al hombre de su vida: «Eh, que a mí no me importa con quién te vas a la cama», y cambiáis de conversación. Se hará evidente que le estáis comunicando que podría ser un problema para vosotros, es decir, que ser heterosexual es susceptible de ser problematizado, y que nosotros somos tan progres y tan postmos que os perdonamos la vida y os dejamos ser. Ahora, que tampoco hace falta que os visibilicéis tanto, que tampoco es tan importante con quién follas o de quién te enamoras.

Pero es evidente que sí es importante, cuando la heterosexualidad es la norma y cuando transgredir las imposiciones de género se castiga socialmente con rechazo, agresiones o burlas. Por eso cada 17 de mayo, de la misma manera que denunciamos la violencia verbal, las agresiones físicas, los insultos y las amenazas contra las personas LGTBI, no queremos olvidar que el aislamiento, la invisibilización obligada, los «por qué te visibilizas tanto», son también formas de violencia muy peligrosas, porque niegan a las personas LGTBI la posibilidad de ser, las borra del mapa social y las condena al ostracismo. Visibilizar el afecto no heterocisnormativo es, por lo tanto, una acción política de defensa contra la violencia sutil y disfrazada de buenismo y tolerancia que nos querría borradas y negadas. Porque, como ya dije un día, si no se ve, no es, y, si no es, no estoy, y, si no estoy, no soy. Y, si se ve, es, y, si es, estoy, y, si estoy, soy.

Artículo de Sònia Moll, publicado en catalán en La Directa el 17 de mayo de 2017

Publicado en el libro recopilatorio de sus artículos: La serpiente. Artículos de desobediencia, de Sònia Moll,. Godall Edicions 2019, traducción de Neus Aguado.

 

 

Cinc anys fent llibres

El 30 d’octubre de 2018 vam celebrar el cinquè aniversari de Godall Edicions al teatre de la companyia La Perla29, a la Biblioteca de Catalunya, envoltats dels nostres autors, traductors i col·laboradors, de bons amics, d’editors, periodistes i gent del món de la literatura, la cultura i les arts en general. I l’editora de Godall Edicions, Matilde Martínez Sallés, després d’un entusiasta discurs de la presidenta d’Editors.cat, Montse Ayats, va agrair aquests cinc anys amb les paraules següents:

“Vaig començar aquest ofici d’editora després d’una llarga vida com a professora i una curta però intensa vida com a autora en una editorial molt potent de didàctica de llengües estrangeres. I si no arriba a ser per l’empenta d’un company d’aquesta editorial, potser mai no m’hauria llançat a aquest món de fer llibres.

Quan m’hi vaig posar, tenia molt clars alguns objectius modestament ambiciosos: volia editar els llibres que a mi m’agradaria llegir, volia editar llibres que no passessin de moda, volia cuidar molt els llibres com a objectes, editar-los sense pressa, i volia que tothom qui col·laborés amb la meva editorial s’hi sentís a gust, no només per l’aspecte més personal d’un bon ambient de treball, sinó també perquè tothom cobrés el que és just i, a més, ho cobrés aviat. No estava ni estic gens d’acord amb determinades pràctiques que són una mica habituals en el món de l’edició: un amic fa un favor perquè és amic; un altre, per fer-se visible, no cobra la feina; a un altre li demano un article gratis (per a un llibre que es vendrà) per allò que així és farà conèixer; preus? au, no, demanes massa, ja saps com està el sector; contractes? els mínims o lleonins; drets d’autor? Connais pas! Després d’anys lluitant pels drets laborals dels professors i pels drets econòmics i morals com a autora, no volia contribuir a la precarització dels treballadors de la cultura ni al menysteniment material ni moral dels autors. Per la meva experiència, considero que les relacions personals, basades en l’empatia i en el respecte a les condicions laborals dels que hi treballen, són l’actiu més important per dur a terme qualsevol projecte.

Ens agrada establir complicitats i sinèrgies amb projectes arrelats al territori: el centre Quim Soler, la literatura i el vi d’El Molar (Priorat); la Fira del llibre d’Ares del Maestrat; les Jornades Musicals de l’ermita de la pietat d’Ulldecona; i el mestre terrisser Joan Cortiella de La Galera (El Montsià), amb qui cada any organitzem la Trobada de Poesia i Terrissa.

Tot el que fem es pot resumir en un lema: Resistir, construir, compartir. Crec que el vaig sentir dir una vegada a la Marina Garcés, ja fa molts anys, i me’l vaig fer meu de seguida. Ara hi vull afegir dos verbs més: Estimar i curar.

Els començaments no van ser fàcils perquè m’havia llançat a un món que només coneixia de forma perifèrica i, a sobre, en plena crisi econòmica. Però a poc a poc, al voltant de Godall Edicions s’ha anat teixint una xarxa de felices complicitats: un amic que havia viscut a Corea ens va recomanar els llibres de Kim Ae-ran, una poeta em va enviar un manuscrit del que em vaig enamorar i que va ser el germen de la col·lecció Cadup, un traductor em va recomanar una obra , un autor, una altra. En festivals de poesia he conegut poetes que m’han emocionat i he pogut publicar-los… També han anat sorgint projectes amb col·laboradors de luxe: La Perla29, Paper de vidre. Amb el temps hem trobat, i ho vull agrair, el suport de les llibreries —l’últim esglaó entre l’autor i el lector—, i també el dels mitjans de comunicació que sovint han fet visible els nostres llibres… I així s’ha anat confegint el catàleg que ara teniu a les mans, 38 llibres i 3 més que estan en camí. I així és com el públic lector ha començat a creure i a confiar en el que fem.

Sé que anem a contracorrent en un mercat en què gairebé només es valoren les novetats i el consum ràpid, però tot i així estic contenta perquè el projecte de Godall Edicions continua creixent i expandint-se amb projectes de futur, fidels als objectius dels nostres inicis. És a dir, volem continuar creixent però no a qualsevol preu. Volem créixer sostingudament, a poc a poc, comercialment —no som una ONG, som una empresa—, però també artesanalment, cuidant molt tots els autors, cuidant molt tots els libres. Però per poder créixer, encara que sigui a poc a poc, hem d’arribar a més lectors. Estic segura que aquests existeixen i cal descobrir-los, però també cal que ens descobreixin.

Llegiu , compreu, regaleu, comenteu, recomaneu llibres de Godall Edicions. Així podrà créixer aquest projecte al qual us convido amb entusiasme que en formeu part.

Moltes gràcies.»

 

L’equip de Godall al complet som cinc persones: Tina Vallès (editora de taula), Xavi Simó (dissenyador i maquetista) Fèlix Rabal i Núria Garriga (logística) i l’editora, Matilde Martínez Sallés. Tots cinc vam brindar per una llarga vida a GodallEdicions.

A la festa, la Susanna Sebastià va llegir poemes del poetes de Godall, la PortàtilFM i Joan Garriga i Marc Serra hi van posar la música, vam menjar, entre altres menges, pastissets vinguts expressament del Forn Sant Salvador de Godall, vam beure vi del Centre Quim Soler, vam xerrar i vam ballar.

Més llibres, més lliures.

I que per molt anys ho puguem anar celebrant amb la mateixa empenta i alegria!

Podeu veure les fotografies de la festa si cliqueu aquí.

 

Dos autores y un actor dentro de un paréntesis.

Presentábamos la traducción al castellano de  El paréntesis más largo de Tina Vallès,  hecha per Gonzalo Torné y disfrutamos de unas horas de conversación inteligente sobre creación, traducción, literatura y oralidad.

Además, un actor, Nil Martí López, nos regaló la lectura bordada con talento y humor de un par de cuentos del libro .

Fue un paréntesis dentro de otro paréntesis (La libreria No LLegiu) que nos hizo olvidar saludablemente la barahúnda que nos agitaba el mes de diembre pasado.

 

 

 

 

Buscamos sobre todo calidad, consistencia. Textos que no pasen de moda.

Foto de @roserarquesfotografia (www.roserarques.com)

………

Entrevista a la editora de Godall Edicions Matilde Martínez, por Laura García (Plataforma80grams)

……

¿Cuando nace Godall Edicions? 

Hace cuatro años . En 2013.

¿Cuantos libros habéis publicado desde entonces? 

28 libros: 22 en catalán (narrativa, ensayo y poesía) y 6 en castellano (narrativa, ensayo y poesia): En enero saldrá otro en castellano, ya serán 7. O sea, 29 libros.

¿Con que objetivo y que hueco de la literatura actual queréis ocupar? 

Queremos publicar libros que nos gustaría encontrar en el mercado y que no están: narrativa corta, que es un género poco valorado y nos gusta mucho; pequeños ensayos literarios; libros escritos entre la poesía y la prosa, un poco inclasificables… y buena poesía. Nos gusta publicar libros que no sean fácilmente olvidables.

¿Que autores publicáis? 

Autores y autoras que nos gustan. En general que tengan un compromiso serio con su escritura y con la Literatura en general.

Háblanos de Tina Vallès por ejemplo, que una de vuestras últimas novedades. 

Nos gusta mucho como escribe Tina Vallés y con qué rigor e independencia se plantea su escritura, al margen de las modas y las corrientes mediáticas. Pensamos que es una escritora de raza, una escritora que no cae en la tentación del éxito instantáneo. Una escritora que no tiene prisa, que trabaja lentamente como en una carrera de fondo. Nos gustaba mucho su libro de relatos cortos El parèntesi més llarg con el que ganó el “Premi Mercè Rodoreda” 2012. Nos planteamos que esta escritora debería poder ser conocida más allà del ámbito lingüístico catalán y que era interesante traducirla. Cuando ya teniémos todos los trámites a punto (contrato con la editorial que la publicó en catalàn, contrato con el traductor, Gonzalo Torné …) Tina ganó el premio Anagrama en catalán con su  novela La memòria de l’arbre.  Y claro, se la han traducido. Esto, sin haberlo previsto, nos ha abierto camino para poder presentar la traducción de  El parèntesis más largo el libro de relatos que es anterior a este premio Anagrama.

Y pienso que està bien que los dos libros salgan en el mercado en castellano casi al mismo tiempo porque así , leyendo los dos, los lectores podran descubrir los muchos matices y registros de la prosa de esta autora y no encasillarla en uno solo.

Destácanos alguna otra novedad que ya tengáis publicada y alguna que publicareis en 2018. 

Para hablar de nuestra colección en castellano, un libro del que estamos muy contentos, que nos gusta mucho es Pequeñas historias de banquetes (2016), de Marta Gómez Mata y Fèlix Rabal Queixalós. Es un ensayo que realiza un recorrido inédito y muy sugestivo por los banquetes como escenarios importantes en la historia de la filosofía, de la religión, de la literatura, de la pintura y del cine. Pone en relación muchos banquetes famosos y abre ventanas al hecho cultural de sentarse juntos alrededor de una mesa, comer, beber y hablar. Y cómo en muchos de ellos, el vino puede ser el elemento que cohesiona o que distorsiona.

Una de las primeras novedades de 2018 será la publicación de la traducción al castellano de un libro de narraciones de Kim Ae-ran, una autora surcoreana muy, muy interesante y que es conocidísima en su país y de momento poco conocida fuera. El título del libro es ¡Corre, papá, corre! y saldrá durante el primer trimestre. Será la primera vez que esta autora llegue al público hispanohablante. En catalán el libro ha tenido una magnífica acogida. Estamos seguros de que en castellano también la tendrá. Es muy potente.

¿Que buscáis en los libros que publica la editorial? 

Buscamos sobre todo, calidad,  consistencia, perdurabilidad. Textos que no pasen de moda.

¿Es fácil el día a día de las pequeñas editoriales independientes? 

No. No es nada fácil. Lo tenemos todo en contra: somos pocos en el trabajo diario, debemos atender muchos frentes, tenemos poca presencia en los medios de comunicación y en la sociedad. Es difícil llegar a todo el público potencial que seguro que tenemos. Pero creemos en lo que hacemos y vamos despacio porque queremos llegar lejos. Nuestra experiencia es que nos conocen mucho de boca en boca. Y cuando los lectores nos conocen ya está más atentos a ver cuál es nuestra próxima novedad.

¿La cercanía con los autores es una de los pilares de vuestro Trabajo? 

En algunos casos, sí, claro. Pero no siempre. Kim Ae-ran vive en Corea y no nos conocemos. Wu Ming (acabamos de publicar un libro suyo en catalán) es un colectivo de autores italianos que practica el anonimato de forma militante; el poeta  Mark Strand ya no vive…

¿Porque crees que a pesar de la crisis y de la situación del sector editorial actual, hay un crecimiento de éste tipo de editoriales?

Porque los grandes grupos editoriales ya no apuestan por la buena literatura. Están demasiado pendientes y sometidos a las leyes de las ventas millonarias y tienden a publicar best-sellers, libros fáciles, biodegradables y , en mi opinión, prescidibles. Las pequeñas editoriales han venido a llenar el hueco que las grandes han dejado

Gracias, Matilde

Laura Garcia (80grams)

Tina Vallès: una escritora de largo alcance

Narradora para niños, jóvenes y adultos, traductora, bloguera, columnista  y co-editora de una revista digital dedicada a los cuentos para adultos en la que periódicamente se presentan obras inéditas y clásicas de este género,  comprometida con la buena escritura, la que no pasa de moda, no elige caminos ni éxitos fáciles.

Esta es Tina Vallès , una escritora con mucho recorrido  y también de largo alcance. Y que nos gusta mucho.

Hemos querido publicar la traducción de uno de sus libros más interesantes, El paréntesis más largo, un conjunto de narraciones cortas (con el que ganó en 2012 el Premi Mercè Rodoreda, el premio más prestigioso de cuentos para adultos en catalán) porque pensamos que Tina Vallès tiene que ser conocida más allá del ámbito de los lectores en catalán. Cuando estábamos haciendo las gestiones para la traducción y publicación de El paréntesis… se dio la feliz circunstancia de que le publicaron la traducción de otro libro suyo más reciente: La memoria del árbol, premio Anagrama de novela 2017. Si esta  ha sido la puerta de entrada para que el público lector en español conozca a esta gran escritora, con El paréntesis más largo, este mismo público puede degustar una panorámica más amplia de las muchas y ricas facetas que su escritura nos ofrece.

Los diecisiete cuentos que configuran El paréntesis más largo  tienen como nexo común los delirios, las obsesiones o la lucidez que precede a la toma de decisión de unos personajes obligados a hacer un pausa en su rutina. Dice la autora que ella siempre parte de imágenes y no de palabras. En este libro, la imaginamos saliendo de su casa, armada de un radar parabólico y rastreando con él todos los rincones. Primero, mira. Luego, con una lupa como de ojo de búho, observa todos los detalles incluso los más escondidos. Finalmente, dispara. Es decir, coge el escalpelo de cirujana y escribe. Y entonces nos devuelve lo que ha visto a trocitos, imaginado, alargado, condensado. El resultado de esta operación es una colección de estampas y de voces diversas –porque ella es también una escritora de oído, de mucha oralidad– con toques de ironía y de humor, que retratan los entresijos de nosotros, los humanos, en nuestra vida cotidiana. Diecisiete cuentos en los que Tina Vallès muestra su innegable maestría. Maestría del lenguaje –un fértil y tensionado dominio entre fuerzas opuestas: realismo e imaginación; sensibilidad y distanciamiento; complejidad y sencillez– y maestría en la técnica del relato corto.

De todo esto hablamos el pasado 28 de noviembre en la presentación de El Paréntesis más largo en La Central de Callao en Madrid, donde tuvimos el lujo de escuchar a la actriz Katia Klein que bordó la lectura de dos de los cuentos de Tina.

*Fotografías de Manuel González @manugongo

Este próximo martes 12 de diciembre presentaremos el libro en la Librería No Llegiu de Barcelona con la autora y su traductor Gonzalo Torné. No es fácil traducir dos lenguas próximas, pero él lo ha logrado y ha transmitido los matices y los giros del original catalán en un español que fluye como si no fuera traducido. También allí contaremos la colaboración del actor Nil Martín López para la lectura de los relatos.

El paréntesis más largo permite conocer una de las escritoras más libres, independientes y consistentes de la narrativa catalana actual. Estamos seguros de que los lectores lo disfrutarán, lo recomendarán y esperarán sus nuevas publicaciones  con tanto interés como las esperamos nosotros. Porque Tina Vallès tiene aún mucho para contarnos y para sorprendernos.

Aquest lloc web utilitza cookies per a una millor experiència de navegació. Si continua navegant, està donant el seu consentiment per a l'acceptació de les mencionades cookies i l'acceptació de la nostra política de cookies, clickeu per a més informació.

ACEPTAR
Aviso de cookies